Las semillas poseen muchas virtudes para el organismo, su alto contenido de ácidos grasos esenciales como el omega 3 y el omega 6 las hacen altamente beneficiosas. Ambos compuestos contribuyen a modular la respuesta inflamatoria, a fluidificar la sangre, impidiendo la formación de coágulos, a fortalecer el sistema inmune, a mantener una buena actividad neuronal y a regular el colesterol.

También tienen gran contenido vitamínico, en donde sobresalen las vitaminas E (con acción antioxidante, ayuda a la formación y buen funcionamiento de los glóbulos rojos y protege a los ácidos grasos esenciales) y B (cumple importantes funciones relacionadas con el metabolismo).

Los antioxidantes y la alta presencia de fibra son cualidades de estos alimentos, retardando la oxidación o envejecimiento celular y asegurando un correcto funcionamiento de la función intestinal.

Y una de las ventajas de su consumo es la fácil incorporación a las comidas que elaboras, sin alterar sus sabores. Por ejemplo, puedes agregarlas sobre cualquier plato salado a modo de topping o bien a batidos, yogures, ensaladas y guarniciones, aderezos, panificados, y en todo tipo de platos.

Foto @cravethebenefits via unsplash

Beneficios de consumir semillas

Nutricionalmente hablando, las semillas son interesantes porque aportan un plus de vitaminas, minerales, aminoácidos y grasas esenciales. Entre sus propiedades encontramos: .

  • Altas en fibra tanto soluble como insoluble, alimento básico para la flora intestinal y gran regulador del tránsito
  • El alto contenido en ácidos grasos esenciales, omega-3 y 6, con importantes propiedades para la salud dels sistema nervioso, circulatorio, inmunitario…
  • Son ricas en lecitina, un fosfolípido que nutre tus neuronas .
  • Tienen aminoácidos que, conjuntamente con las legumbres, forman proteína completa
  • Contiene vitaminas del grupo B, básicas para el correcto funcionamiento del sistema nervioso, y vitamina E, antioxidante puro
  • Son unos alimentos remineralizantes por su contenido en magnesio, zinc, hierro, calcio, silicio, cobre y boro
  • Contienen ácido fólico, clave para el embarazo y la lactancia

En general, hay que conservarlas en lugar fresco y seco, por su alto contenido en ácidos grasos, se oxidan fácilmente.

¿Cuántas semillas es recomendable consumir?

Las semillas tienen un aporte calórico elevado (similar al de los frutos secos). Por eso es recomendable consumirlas en pequeñas cantidades, medidas en cucharillas o cucharadas. Si lo haces de esa manera aún obtienes muchos nutrientes sin agregar demasiada cantidad.

Las semillas sin un excelente complemento nutricionalmente denso para enriquecer tu alimentación con minerales, vitaminas, ácidos grasos esenciales, proteínas, fibras y fitonutrientes.

La recomendación ideal de semillas diarias sería como 10-20 gramos al día, es decir, 1 o 2 cucharadas soperas, dependiendo de la semilla. Además, puedes alternar el tipo de semillas en el día.

Si eres vegano o vegetariano puede que te interese consumir mayores cantidades de semillas activándolas previamente.

Cómo activar las semillas para evitar malestares estomacales

Si eres un gran consumidor de semillas, puede que te interese realizar el proceso de activación para poder digerirlas mejor, ya que vienen protegidas por un inhibidor enzimático que la protege de posibles depredadores.

Sin esa activación, no aprovecharás sus nutrientes al máximo, e incluso puede que sufras malestares estomacales. ¡Pero ojo! Este procedimiento tiene sentido cuando se consumen bastantes semillas a diario. Si solo consumes 1 o 2 cucharadas de tanto en tanto, no sería necesario hacerlo.

Infografia @diegodecastro.es

Proceso para la activación de las semillas

  • Lávalas bien con agua filtrada, en un colador, hasta que el agua salga limpia por debajo.
  • Pon las semillas en un recipiente y cúbrelas al menos con el doble de su agua, como mínimo. Las semillas absorben mucha agua, por ello necesitarás ponerle más de lo que en apariencia inicial requieren.
  • Cada semilla tiene un tiempo de activación determinado, debes dejarlas a temperatura templada durante ese tiempo.
  • También debes verificar si algunas pueden o no recibir luz solar, y en el caso de que no puedan (como los garbanzos), deberás cubrirlas con un paño oscuro.
  • Una vez activadas, debes colarlas y después enjuagarlas debajo del grifo de agua filtrada, hasta que el agua salga limpia.
  • Una vez hecho este proceso, ya puedes germinarlas, comerlas, deshidratarlas o procesarlas en recetas.

Prueba germinar las semillas en casa

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida de Diego De Castro (@diegodecastro.es) el

La semilla tiene una estructura básica, el germen o embrión y una reserva nutritiva que lo alimentará para que se convierta en la futura planta, todo ello recubierto de una envoltura protectora que es la cáscara o tegumentos. El germen de las semillas es el rudimento de una nueva planta, es estado de vida latente en espera de condiciones adecuadas para manifestarse. Cuando se cumplean estas condiciones, la semilla inicia el proceso de germinación.

La reserva nutritiva en todos los granos y semillas, consiste en proteínas, carbohidratos, vitaminas y sales minerales. Estos nutrientes son requeridos por nuestro organismo para su correcto mantenimiento y desarrollo. Cuando las semillas germinan, su contenido nutricional mejora y aumenta.

Te comparto 15 alimentos que puedes germinar tu mismo en casa, para hacer brotes y aprovechar su cultivo orgánico libres de fertilizantes tóxicos desde tu hogar. Puedes encontrar varios tutoriales en internet para conocer cómo germinar cada una, pero de todas formas te dejo un instructivo básico para que te animes a germinarlas hoy mismo.

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida de Diego De Castro (@diegodecastro.es) el

Diego De Castro

Diego De Castro

Dietista Nutricionista y Coach de Nutrición

Soy experto en alimentación saludable y me dedico a ayudar a personas motivadas a generar nuevos hábitos que les permitan mejorar su calidad de vida y su salud.

Mis 8 años de experiencia en consulta y mi formación en coaching nutricional me han ayudado a implementar técnicas cada vez más eficaces.

No te pierdas mi NUEVO MANUAL de regalo:

«SI QUIERES ADELGAZAR, ENTRENA TU MICROBIOTA»

*reconfigura tu patrón bacteriano y mejora radicalmente tu nivel de bienestar

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies

Pin It on Pinterest