Tu cuerpo necesita de un buen descanso. Así como necesitas del aire para oxigenarte y alimentos para nutrirte y funcionar de una mejor manera, necesitas del sueño reparador para restaurar tu equilibrio orgánico.

Tu cerebro necesita crear nuevas conexiones de pensamiento, trabajar la memoria y “resetear” a tu organismo para activarse nuevamente con energía. Estas tareas son esenciales y las realiza cuando estas en sueño profundo.

Por el contrario, cuando no duermes bien, tu cerebro y tus funciones corporales esenciales pueden verse afectadas, bajando tu rendimiento normal, reduciendo tu calidad de vida y con el tiempo empeorando tu salud.

Te invito a leer cómo dormir mal puede tener repercusiones en tu salud.

Vía Unplash

El sueño y tu sistema inmune

¿Te has fijado que cuando tienes alguna afección de salud, dormir te hace sentir un poco mejor?

Resulta que el sueño reparador es un gran aliado de tu sistema inmunológico.

Puede que algunas veces hayas pensado en el sueño como algo prescindible, y pases algunas noches trasnochando o durmiendo poco. Según las estimaciones, dos tercios de los adultos en países desarrollados no duermen lo suficiente. Esto puede generar un serio problema para tus defensas.

Tu sistema inmune está en continuo funcionamiento, pero en el período de descanso es cuando más se activa, pues funciona de manera ininterrumpida.

Digamos que mientras duermes, tus defensas trabajan mejor porque el jefe (es decir, tú), no estás en la oficina distrayéndolo con otras tareas.

Mientras duermes, el sistema inmunitario se enfoca en fortalecer tu línea de defensa contra enfermedades. Aumenta tu temperatura para combatir cualquier infección que detecte, centrándose en la reparación corporal. También libera citoquinas, una de las proteínas primarias del sistema inmune para activarlo o desactivarlo. Además nutre a las células especializadas que reconocen y matan agentes infecciosos.

Todas estas tareas se realizan al máximo mientras duermes profundamente.

Vía Unplash

Efectos de un mal sueño

Lo primero que puedes notar es que cuando duermes mal, tu humor se ve afectado. Te pones de mal humor, estás altamente irritable o quizás muy triste sin explicación aparente, aparte de encontrarte sumamente agotado.

Pero la privación del sueño o el mal descanso prolongado en el tiempo traen consigo problemas de salud más alarmantes que un cambio de humor, afectando los diferentes sistemas de tu organismo.

Vía Unplash

 

1. Tu cerebro se ve afectado

La falta de sueño deja tu cerebro agotado, influyendo en tu sistema nervioso central, por lo que no puede cumplir con sus funciones normales de manera efectiva.

No dormir bien influye negativamente en tus habilidades mentales, tu creatividad, tus emociones y hasta en tu toma de decisiones.

 Tu concentración y capacidad de aprendizaje de cosas nuevas puede disminuir. Tu coordinación de movimientos se podría ralentizar, colocándote en situaciones de riesgo. Y cuando esta privación del sueño se alarga en el tiempo, podrías tener alucinaciones.

2. Se debilita tu sistema respiratorio

No dormir puede afectar o empeorar otras enfermedades respiratorias, y a la vez empeorar la calidad del sueño. Es una relación bidireccional entre ambos; no dormir afecta tu sistema respiratorio y si tu sistema respiratorio está enfermo, afecta tu descanso.

3. Dormir mal puede hacerte engordar

Cuando no duermes bien o hay privación del sueño, se suma un factor de riesgo al sobrepeso u obesidad, debido a que el sueño afecta los niveles de dos hormonas que controlan la sensación de hambre y saciedad: leptina y grelina.

Una de ellas le dice a tu cerebro que ya comió lo que necesitaba (leptina) mientras que la otra estimula el apetito (grelina) y cuando duermes mal o no hay un sueño reparador, se descontrolan ambas, la leptina disminuye y aumenta la grenila.

Otro efecto sobre tu sistema digestivo, es que cuando duermes poco, tu cuerpo libera menos insulina después de comer, lo cual aumenta el nivel de azúcar en sangre.

4. Tienes más probabilidades de enfermar

En relación al sistema cardiovascular, la falta de sueño aumenta las probabilidades de contraer enfermedades que podrían tener como consecuencias un ataque cardíaco o accidentes cerebrovasculares.

Además, los procesos que mantienen tu corazón sano como el nivel de azúcar en sangre, la presión arterial y la inflamación se ven influenciadas también por el sueño reparador.

A mal descanso, mayor descontrol en las funciones normales del organismo.

5. Disminuye el deseo sexual

Tu libido es otro elemento que puede verse afectado por tener un mal sueño. El deseo sexual puede disminuir por no descansar lo suficiente, ya que la producción de testosterona necesita al menos 3 horas de sueño ininterrumpido.

Además, a nivel endocrino esta interrupción del ciclo del sueño, afecta también a la hormona del crecimiento.

10 razones por las que dormir es importante

Ya sabes cómo afecta negativamente tu salud el dormir mal o privarte del sueño, ahora es importante que puedas ver las razones por las que debes cultivar una buena higiene del sueño para estar más saludable.

  1. Mejora tu concentración y productividad: descansar de buena manera potencia tus capacidades cerebrales, entre ellas, los aspectos cognitivos que te ayudan a ser más productivo.
  2. Mejora tu función inmunológica.
  3. Modula el proceso de inflamación, la cual, si se desarrolla podría derivar a una inflamación crónica.
  4. Maximiza tu rendimiento deportivo.
  5. Protege tu metabolismo y disminuye el riesgo de desarrollar diabetes tipo 2.
  6. Funciona como un escudo ante la depresión: dormir bien ayuda a controlar tus emociones, evitando un estado de ánimo bajo que pueda desencadenar depresión.
  7. Mejora tu interacción con los demás: al descansar mejor, tu humor se mantiene regulado lo que influye en tus relaciones interpersonales.
  8. Controla el peso: si estas interesado en perder peso, es favorable para ti, ya que controla las hormonas de hambre y saciedad, regulando de esta manera tu apetito.
  9. Protege tu organismo ante los riesgos cardiovasculares.
  10. Mantiene un nivel óptimo de energía y vitalidad: te sientes más activo y dispuesto en tu día a día.

 

Vía Unplash

Consejos para un buen descanso

Conociendo los efectos negativos y teniendo en cuenta todo lo beneficioso de un buen dormir, te dejo 7 consejos para que puedas mejorar tu descanso:

  1. Crea y mantén una rutina de descanso, es decir, fíjate horarios relativamente fijos para dormir y despertar, incluso en días no laborables o festivos, así tu ciclo circadiano se mantendrá regular.
  2. Haz ejercicios regularmente. La actividad física es importante para tus ciclos de sueño, pero evita hacer ejercicios activadores (como fuerza o cardio) antes de dormir, busca opciones más relajantes como yoga o pilates.
  3. Evita consumir cafeína y/o alcohol en horas de la tarde.
  4. Optimiza el espacio de tu dormitorio para favorecer el descanso: la iluminación, la comodidad de tu cama y almohadas, la temperatura, etc.
  5. Evita comer cerca de la hora que designaste para acostarte a dormir.
  6. Relájate y despeja tu mente cerca de la hora de dormir.
  7. Evita el uso de aparatos electrónicos antes de descansar y en vez de ello, opta por leer un libro o practicar alguna técnica de meditación o relajación.

¡Enhorabuena! Ya conoces todo lo relacionado a un buen sueño para tu salud, queda de tu parte comenzar desde antes con cambios paulatinos para aprovechar sus beneficios.

Diego De Castro

Diego De Castro

Dietista Nutricionista y Coach de Nutrición

Soy experto en alimentación saludable y me dedico a ayudar a personas motivadas a generar nuevos hábitos que les permitan mejorar su calidad de vida y su salud.

Mis 8 años de experiencia en consulta y mi formación en coaching nutricional me han ayudado a implementar técnicas cada vez más eficaces.

No te pierdas mi MANUAL de regalo:

«SI QUIERES ADELGAZAR, ENTRENA TU MICROBIOTA»

*reconfigura tu patrón bacteriano y mejora radicalmente tu nivel de bienestar

error: El contenido está protegido!!

Pin It on Pinterest