El hipotiroidismo es una afección en la que la glándula tiroides no produce suficientes hormonas tiroideas.

Las hormonas tiroideas ayudan a controlar el crecimiento, la reparación celular y el metabolismo. Como resultado, las personas con hipotiroidismo pueden experimentar cansancio, pérdida de cabello, aumento de peso, sensación de frío, pérdida de memoria, depresión, entre muchos otros síntomas.

En España, el hipotiroidismo afecta al 9,1% de la población española, eso es 4,27 millones de españoles aproximadamente, según este estudio. También destaca que en mujeres la prevalencia total fue de 14,4% y de 5,3% en hombres en España.

Para ayudar a restaurar la función tiroidea y minimizar los síntomas propios del hipotiroidismo, las personas afectadas por esta condición pueden ajustar la ingesta de determinados alimentos que ayudan a cuidar mejor la glándula y favorecen su funcionamiento normal.

Alimentación y autoinmunidad

Se estima que en el 90% de los casos, el hipotiroidismo es de base autoinmune, o hipotiroidismo de Hashimoto, una condición patológica en la cual el sistema inmunitario se convierte en el agresor que ataca y destruye a los propios órganos y tejidos corporales sanos, en este caso la glándula tiroides.

Normalmente, el sistema inmune distingue lo propio de lo extraño y nos defiende de agentes patógenos como los virus o bacterias. Pero en el hipotiroidismo de Hashimoto, el sistema inmune deja de reconocer lo propio y genera un auto-ataque de los constituyentes del individuo, actuando como si estos fueran agentes extraños al mismo.

Las enfermedades autoinmunes, son en su mayoría enfermedades crónicas, como es el caso del hipotiroidismo de Hashimoto, esto significa que deberán tratarse durante toda la vida.

Los alimentos por sí solos no curarán el hipotiroidismo. Sin embargo, una combinación del tratamiento farmacológico, con los nutrientes adecuados, junto con otros factores como actividad física, descanso óptimo y regulación emocional, pueden ayudar a restaurar la función tiroidea y minimizar sus síntomas.

Vía Unsplash

¿Cómo el hipotiroidismo afecta tu metabolismo?

A modo simplificado: la hormona tiroidea ayuda a controlar el ritmo de tu metabolismo.

Cuanto más rápido sea tu metabolismo, más calorías quemará tu cuerpo en reposo. Al producir menos hormona tiroidea, el metabolismo es más lento y se queman menos calorías en reposo.

Tener un metabolismo lento conlleva varios riesgos para la salud. Hace que te sientas cansado, aumenta el colesterol en la sangre y provoca que sea muy difícil perder peso.

Este artículo no pretende crear una dieta específica para hipotiroidismo, sino describir de forma general qué alimentos comer y cuáles evitar a modo principiante. Pero si padeces hipotiroidismo y requieres una guía más especializada, te invito a conocer el Método Reshape Hipotiroidismo, un programa paso a paso más completo que puede ayudarte mejor.

Nutrientes importantes en hipotiroidismo

 Varios nutrientes son importantes para una salud óptima de la tiroides. Aquí te menciono algunos de los principales.

1. Selenio

El selenio es un oligoelemento que juega una parte importante en el metabolismo de la hormona tiroidea. De hecho, el tejido tiroideo contiene una mayor cantidad de selenio que cualquier otro órgano del cuerpo humano.

Ayuda a «activar» las hormonas tiroideas para que el cuerpo pueda utilizarlas. Por eso lo recomendamos en hipotiroidismo.

La tiroiditis de Hashimoto con frecuencia reduce el suministro de selenio en el cuerpo. Se ha demostrado que complementar este oligoelemento ayuda a equilibrar los niveles de tiroxina, o T4, en algunas personas.

Además, sabemos que el selenio favorece la función tiroidea, debido a que mejora la producción y regulación de la actividad deiodinasa que promueve la conversión de la hormona tiroidea T4 a su forma activa T3. Ver estudio

Este mineral esencial también tiene beneficios antioxidantes, lo que significa que puede proteger la glándula tiroides del daño de moléculas llamadas radicales libres. Así lo indica esta fuente.

Las nueces de Brasil (3 al día), atún, pavo, sardinas, huevos y legumbres son buenas fuentes para aumentar los niveles de selenio. Pero evita suplementos a menos que te lo indique un profesional de la salud, ya que el selenio puede ser tóxico en grandes cantidades.

Vía Unsplash

2. Zinc

Al igual que el selenio, el zinc ayuda al cuerpo a «activar» las hormonas tiroideas (ver estudio).

El zinc puede ayudar al cuerpo a regular la TSH, la hormona que le dice a la glándula tiroides que libere hormonas tiroideas, así lo dice esta investigación.

Las deficiencias de zinc son raras en los países desarrollados, ya que el zinc es abundante en el suministro de alimentos como carne de res, pollo, ostras y otros mariscos, las pipas de calabaza y en la levadura nutricional. Asegúrate de ingerir estos alimentos con frecuencia y recuerda que no está de más revisar los niveles de zinc en las analíticas de control.

Vía Unsplash

3. Vitaminas del grupo B

Las hormonas tiroideas bajas pueden afectar los niveles de vitamina B12 y B1 en tu cuerpo. Tomar un suplemento de vitamina B12 puede ayudarte a reparar algunos de los daños causados por el hipotiroidismo.

Tener niveles adecuados de esta importante vitamina puede ayudar a reducir la sensación de fatiga y el bajo estado de ánimo que puede causar la enfermedad de la tiroides.

Puedes agregar más vitaminas del grupo B a través de guisantes y frijoles, espárragos, semillas de sésamo, atún, queso, lácteos fermentados como el kéfir y el yogur, huevos y la levadura nutricional enriquecida.

La vitamina B12 es generalmente segura para la mayoría de personas sanas en niveles recomendados. Consulta con tu médico o nutricionista sobre cuánta vitamina B12 es correcta para tu caso.

Vía Unsplash

4. Yodo

El yodo es un mineral esencial que se necesita para producir hormonas tiroideas. Por lo tanto, las personas con deficiencia de yodo podrían estar en riesgo de hipotiroidismo.

La deficiencia de yodo es muy común en algunos países y se considera que afecta a casi un tercio de la población mundial. Sin embargo, es menos común en personas de países desarrollados, donde los alimentos ricos en yodo están ampliamente disponibles.

Si tienes una deficiencia de yodo, considera comer más alimentos ricos en yodo como pescados y mariscos, algas marinas con moderación (estas son muy ricas en Yodo) y utilizar sal marina en tus preparaciones.

Pero, ¡atención! Con el yodo existe una particularidad. Si consumes demasiado, puedes dañar la glándula de la tiroides, así lo indica este estudio. Así que antes de tomar suplementos, consulta con un especialista.

Vía Unsplash

Pon atención a estos alimentos perjudiciales para tu tiroides

¿Hay nutrientes que deberías evitar? Sí, o al menos controlar su consumo.

Algunos alimentos contienen compuestos bociógenos, que pueden interferir con el funcionamiento normal de la glándula tiroides.

Estas sustancias son un tipo de antinutriente (glucosinolato, tiocianato e isotiocianato) que dificulta el correcto aprovechamiento del yodo por el organismo, alterando la síntesis de hormonas tiroideas.

Algunos alimentos de origen vegetal contienen bociógenos, entre ellos:

Principalmente:

  • Alimentos de soja: tofu, tempeh, edamame, etc.
  • Ciertas verduras: brócoli, col rizada, coliflor, espinaca, etc.

En menor proporción:

  • Frutas y plantas con almidón: batatas, mandioca, melocotones, fresas, etc.
  • Frutos secos y semillas: mijo, piñones, cacahuetes, etc.

Aunque en teoría las personas con hipotiroidismo deberían evitar los bociógenos, la ingesta de estos compuestos parece ser un problema especialmente para las personas que tienen una deficiencia de yodo o para quienes consumen grandes cantidades de alimentos ricos en bociógenos. Así lo dicen el estudio 1, estudio 2 y estudio 3.

Además, sabemos que cocinar o fermentar alimentos ricos en bociógenos puede inactivar estos compuestos.

Para conocer a profundidad cómo seguir una pauta nutricional especial para hipotiroidismo, conoce el Método Reshape Hipotiroidismo. Un programa de alimentación, ejercicio y estilo de vida completo pensado para personas que padecen esta enfermedad. Más de 2.500 personas ya forman parte del programa y los resultados son muy positivos.

Si requieres una consulta, no dudes en escribirme a [email protected] y con gusto atenderé tu caso.

Diego De Castro

Diego De Castro

Dietista Nutricionista y Coach de Nutrición

Soy experto en alimentación saludable y me dedico a ayudar a personas motivadas a generar nuevos hábitos que les permitan mejorar su calidad de vida y su salud.

Mis 9 años de experiencia en consulta y mi formación en coaching nutricional me han ayudado a implementar técnicas cada vez más eficaces.

No te pierdas mi MANUAL de regalo:

«SI QUIERES ADELGAZAR, ENTRENA TU MICROBIOTA»

*reconfigura tu patrón bacteriano y mejora radicalmente tu nivel de bienestar

error: El contenido está protegido!!

Pin It on Pinterest