¿Sabías que aproximadamente un 20% de la población mundial tiene alguna intolerancia alimentaria? Así lo indica esta investigación.

Aunque la intolerancia o sensibilidad alimentaria suele ser difícil de diagnosticar debido que sus síntomas se pueden  asemejar a los de una alergia u otros malestares que no afectan gravemente tu salud, en algunas situaciones resultan muy problemáticas.

Alergias e intolerancias, una confusión común

 Muchas personas usan estos términos como sinónimos, pero realmente se trata de cosas diferentes. Te explico:

Alergias

Cuando el sistema inmunológico detecta una sustancia que considera invasiva (el alérgeno) al tener contacto con ella, inhalarla o ingerirla, produce una reacción que libera químicos como la histamina para protegerse, comúnmente denominada reacción alérgica. Es mediada por el sistema inmunitario.

Según la Agencia Española de Seguridad Alimentaria y Nutrición, las alergias se originan a partir del consumo de proteínas, que facilitan la creación de anticuerpos (en el caso de la alergia inmediata) o de células (en las alergias tardías).

Vía Pexels

Intolerancias alimentarias

Por su lado, la intolerancia alimentaria no representa un problema con los alimentos en sí, sino con una sustancia en específico en ellos (lactosa, fructosa, cafeína…).

Las intolerancias alimentarias no generan una respuesta por parte del sistema inmunológico y sus síntomas son leves. Sin embargo, pueden afectar a la salud de manera importante y no deben dejarse pasar por alto.

Las intolerancias son muy frecuentes, mientras que las alergías sólo afectan al 3% de la población. Se dice que 1 de cada 4 personas sufre una intolerancia alimentaria (consultar fuente).

Las 8 intolerancias alimentarias más frecuentes

Lactosa

Esta intolerancia es bastante común y se presenta ante la escasez de la enzima lactasa, necesaria para digerir la lactosa.

Vía Pexels

Se estima que ni más ni menos que el 80% de la población mundial sufre intolerancia a la lactosa en mayor o menor grado.

Presenta síntomas como: dolor abdominal, diarrea, hinchazón, gases y náuseas. Por lo tanto, se deben evitar los productos lácteos.

La Agencia Española de Seguridad Alimentaria y Nutrición elaboró un folleto con información muy interesante sobre la intolerancia a la lactosa. Puedes verlo en este link.

Gluten

En torno a esta proteína del gluten surgen diferentes padecimientos:

Vía Pexels

  • Enfermedad celíaca: debido a su respuesta inmune al intestino delgado y daños digestivos, se considera una enfermedad autoinmune.
  • Alergia al trigo: se tiende a confundir con la enfermedad celíaca por el parecido entre sus síntomas. Sin embargo, para que se produzca la alergia, primero se genera un anticuerpo (a diferencia de la enfermedad celíaca, que ocurre luego de la reacción inmune).
  • Sensibilidad al gluten no celíaca: aunque incluye síntomas desagradables y parecidos a los de la enfermedad celíaca (hinchazón, dolor abdominal, diarrea, estreñimiento, fatiga, anemia, ansiedad, erupción cutánea o dolor en las articulaciones). Se trata de una intolerancia al gluten más leve y se estima que afecta entre el 0,5 y 13% de la población.

Cafeína

Según Mayo Clinic, los adultos pueden consumir de manera segura un máximo de 400 mg de cafeína al día (aproximadamente 4 tazas de café) sin padecer efectos secundarios.

Vía Pexels

No obstante, las personas hipersensibles a la cafeína tienen una capacidad menor para metabolizar y excretar esta sustancia. De hecho, presentan diferentes molestias incluso consumiendo una cantidad pequeña: latido cardíaco acelerado, ansiedad, nervios e insomnio.

Por eso es tan importante para este grupo evitar los cafés, refrescos, bebidas energéticas, tés y chocolate.

Salicilatos

Estas sustancias químicas se encuentran naturalmente en muchos alimentos como frutas, verduras, tés, café, especias, nueces y miel. Igualmente, son utilizados como conservantes de alimentos o incluidos en medicamentos (ácido salicílico en la aspirina).

Vía Pexels

La mayoría de las personas no suelen tener problemas con el consumo razonable de esta sustancia.

Pero según este artículo, los salicilatos afectan a las personas sensibles con síntomas de nariz tapada, asma, infecciones de senos nasales, pólipos nasales y sinusales, inflamación intestinal y urticaria.

Aminas

Son muchos los tipos de aminas producidas por las bacterias durante el almacenamiento y fermentación de alimentos, sin embargo, es la histamina la más relacionada con las intolerancias.

Vía Pexels

La histamina está involucrada en muchos procesos importantes del sistema inmunitario, incluidas las reacciones alérgicas, asimismo cumple otras funciones tales como actuar como neurotransmisor y regulador cardiovascular, entre otras..

Para las personas sin intolerancia, es muy sencillo metabolizar y excretar la histamina, pero en los casos de intolerancia esta sustancia tiende a acumularse en el cuerpo.

Según este artículo, una de las razones más frecuentes por las que existe la intolerancia a la histamina, es la alteración de la función de las enzimas diamino oxidasa y N-metiltransferasa encargadas de descomponer la histamina. Lo que produce diversos síntomas entre ellos:

  • Enrojecimiento de la piel
  • Dolor de cabeza
  • Urticaria
  • Picor
  • Ansiedad
  • Calambres estomacales
  • Presión arterial baja

También es importante recordar que las personas con este tipo de intolerancia alimentaria deben evitar consumir alimentos como:

  • Frutos secos
  • Frutas cítricas
  • Aguacates
  • Quesos
  • Pescado ahumado
  • Carnes curadas
  • Alimentos fermentados
  • Suero de leche
  • Bebidas alcohólicas fermentadas

FODMAPs

FODMAPs o Fermentable Oligosacáridos Disacáridos Monosacáridos y Polioles, son un grupo de carbohidratos de cadena corta que, al no digerirse adecuadamente ni absorberse correctamente en el intestino delgado, pasan al intestino grueso y son fermentados por las bacterias intestinales.

Vía Pexels

Esto provoca gases, distensión abdominal y malestar, especialmente en las personas con Síndrome del Intestino Irritable (SII).

Algunos alimentos con un alto contenido FODMAP son:

  • Manzana
  • Quesos blandos
  • Miel
  • Leche
  • Alcachofas
  • Alubias
  • Lentejas
  • Cerveza

Sulfitos

Usualmente son utilizados como conservantes de alimentos, bebidas, medicamentos y suelen ser tolerados por la mayoría de las personas. Sin embargo, también hay un individuos intolerantes a estos químicos.

Vía Pexels

Quienes sufren de asma suelen ser los más sensibles a estas sustancias, ya que les puede ocasionar constricción de las vías respiratorias y en los casos más graves, reacciones potencialmente mortales.

Varios de los alimentos en los que más se utilizan lo sulfitos son:

  • Frutos secos
  • Vinos
  • Sidra de manzana
  • Vegetales enlatados
  • Alimentos en escabeche
  • Condimentos
  • Papas fritas
  • Cerveza
  • Productos horneados
  1. Fructosa

Uno de los más populares en los últimos tiempos debido al incremento de su intolerancia.

Vía Pexels

La fructosa también forma parte de los FODMAPs, y su alto consumo es responsable de diversos problemas de salud como la obesidad, enfermedades del hígado y del corazón.

Al igual que el resto de los FODMAPs, cuando la fructosa no es bien tolerada, esta viaja al intestino grueso donde es fermentada por las bacterias intestinales provocando reflujo, gases, diarrea, náuseas, dolor abdominal, vómitos y distensión abdominal.

Como suele suceder con todo este grupo, la mejor solución es optar por una dieta baja en FODMAPs.

Los alimentos que deben descartar las personas con este tipo de intolerancia son:

  • Refrescos
  • Miel
  • Néctar de agave
  • Alimentos que contienen jarabe de maíz
  • Frutas en su mayoría. Aunque algunas tienen un bajo contenido en fructosa y suelen ser mejor toleradas: kiwi, coco, chirimoya, naranja, melón, mandarina, nectarina, piña, pomelo, moras, plátano y aguacate
  • Vegetales como remolacha, coles de Bruselas, zanahoria, cebolla, espárragos, puerros, guisantes, garbanzos, lentejas, soja, berenjena, pimientos, tomate, maíz dulce, judías verdes y verduras procesadas enlatadas.

Otras intolerancias alimentarias comunes

Antes te comenté sobre 8 intolerancias de las más frecuentes, pero además de ellas, existen muchos ingredientes difíciles de tolerar, aquí te comparto algunos ejemplos:

  • Huevos: algunas personas tienen problemas para digerir la clara de huevo (pero no son alérgicas a los huevos como tal)
  • Colorantes alimentarios: según este análisis, el rojo 40 y el amarillo 5 producen hipersensibilidad en algunas personas, junto con otras reacciones como urticaria, hinchazón de la piel y congestión nasal.
  • Levadura: sus síntomas suelen ser más leves que los que padecen las personas alérgicas a las levaduras, enfocándose principalmente en el sistema digestivo.

¿Alergia o intolerancia? Cómo identificar cuál tienes

 Es muy importante que aprendas a reconocer las reacciones y síntomas que presente tu cuerpo, para luego plantearlas ante tu médico o especialista.

Las alergias se manifiestan con síntomas como:

  • Urticaria
  • Enrojecimiento de la piel
  • Hinchazón de labios
  • Dermatitis
  • Vómitos
  • Cólicos
  • Diarrea
  • Picor de boca y garganta
  • Rinitis y asma

Mientras que los síntomas de las intolerancias suelen ser bastante parecidos a los de una alergia, específicamente en la parte digestiva:

  • Distensión abdominal
  • Diarrea
  • Náuseas
  • Gases
  • Flatulencias
  • Migrañas

Aquí abajo te comparto una tabla más detallada de las diferencias entre las alergias e intolerancias alimentarias que te será de bastante útil para aprender más sobre tu situación de salud y cómo tratarla.

 

DIFERENCIAS ALERGIAS ALIMENTARIAS INTOLERANCIAS ALIMENTARIAS
Respuesta inmunológica
  • Produce anticuerpos IgE (inmunoglobulina E)
  • Se libera histamina, producida por anticuerpos IgE.
  • Produce anticuerpos IgG (inmunoglobulina G)
  • Se liberan mediadores inflamatorios por anticuerpos IgG
Síntomas
  • Inmediatos – 2 horas
  • Respiratorios, digestivos, atópicos
  • 2 horas – 48 horas
  • Digestivos
Diagnóstico
  • Historial clínico
  • Test sanguíneo IgE
  • Prick Test
  • Pruebas de provocación controlada
  • Test genéticos
  • Análisis del hidrógeno espirado (validez científica)
  • Diagnóstico diferencial
Tratamiento
  • Antihistamínicos para la sintomatología
  • Dieta de exclusión
  • Dieta de exclusión
  • En algunos casos reintroducción bajo seguimiento profesional

 

¿Tienes dudas sobre cómo adaptar tu dieta dependiendo de tu intolerancia? ¡Estoy atento a tus preguntas!

Diego De Castro

Diego De Castro

Dietista Nutricionista y Coach de Nutrición

Soy experto en alimentación saludable y me dedico a ayudar a personas motivadas a generar nuevos hábitos que les permitan mejorar su calidad de vida y su salud.

Mis 10 años de experiencia en consulta y mi formación en coaching nutricional me han ayudado a implementar técnicas cada vez más eficaces.

No te pierdas mi MANUAL de regalo:

«SI QUIERES ADELGAZAR, ENTRENA TU MICROBIOTA»

*reconfigura tu patrón bacteriano y mejora radicalmente tu nivel de bienestar

error: El contenido está protegido!!

Pin It on Pinterest