“Microbiota intestinal: Un órgano más del cuerpo humano”.


Según algunos expertos que la investigan, como el doctor Francisco Guarner del Instituto de Investigación Vall d’Hebron, la microbiota intestinal constituye el conjunto de familias de microbios que suman más de 10 billones de individuos, es decir ¡un número tan extenso como un 1 seguido de 13 ceros! 

Se alojan en parte del intestino delgado, pero la gran mayoría prefiere el colon o intestino grueso como lugar de residencia más habitual. Y es allí donde aumenta la diversidad de especies. Se calcula que el 99% de la microbiota intestinal humana está compuesto por unas 50 especies principales.

Su peso se estima entre unos 50 a 400 g. Y los cálculos de los expertos estiman que existe una relación de 1:1 entre las bacterias de la microbiota intestinal con el número de células que forman el cuerpo humano. En algunos casos, llegan a conformar hasta un 50% del volumen de las heces.

MICROBIOTA INTESTINAL

Como te contaba, se trata de un numeroso conjunto de familias de microbios de diversas especies. En la actualidad están siendo cada vez más estudiadas por los notables efectos que tienen en muchos aspectos de la salud del ser humano y gracias a recientes avances metodológicos. La composición de la microbiota intestinal cambia mucho entre personas por diversos factores como la raza, cultura, edad, sexo, forma de alimentación, estado de salud y niveles de estrés, entre otros. 

Conviven en un delicado equilibrio, bacterias, hongos, levaduras y otros microorganismos. Interactúan entre sí en relaciones de simbiosis con el organismo humano, de comensalismo (uno se beneficia mientras no beneficia ni perjudica al otro), de mutualismo (los dos organismos se benefician) y en algunos casos de  parasitismo (uno se beneficia y causa daño al otro pudiendo causar enfermedad). 

 

¿Cuándo se forma la microbiota intestinal?

 

Hasta hace relativamente poco se pensaba que el feto se desarrollaba dentro del vientre materno en un ambiente estéril libre de microorganismos. Sin embargo algunas líneas de estudio han encontrado que en la placenta ya hay una cierta microbiota que podría ser la primera en poblar el cuerpo e intestinos del futuro bebé (1).

Se sabe que la mayor exposición por parte del neonato a la microbiota vaginal materna ocurre cuando entra en el canal de parto y tiene contacto directo con la misma. De  hecho, se han realizado estudios que demostraron importantes diferencias en la composición de la microbiota intestinal entre niños nacidos por parto natural y nacidos por cesárea.

Posteriormente se continúa afianzando la microbiota intestinal inicial a través de la lactancia, mediante la cual se van estableciendo las primeras colonias de bacterias (2).

MICROBIOTA INTESTINAL

 

 

Desarrollo y relación con nuestras defensas

 

Esta colonización bacteriana de los intestinos del infante se vuelve crucial para el desarrollo y modulación del sistema inmunitario del mismo. Existe, a lo largo de los intestinos, el llamado G.A.L.T. (tejido linfoide asociado al intestino por sus siglas en inglés), el cual interacciona constantemente con todo aquello que se presente en el lumen intestinal. Si entendemos que las paredes intestinales se hallan completamente cubiertas de colonias de bacterias, imaginemos que su “diálogo” con el G.A.L.T. será constante. Por tanto, según la variedad y predominancia de especies de bacterias, será diferente el tipo de estímulo que recibirá el sistema inmunitario a nivel intestinal y repercutirá en su efectividad en el resto del organismo (3) (4) (5).

Aprovecha y descarga ahora mismo mi MANUAL GRATUITO

"Si quieres adelgazar, entrena tu microbiota"

Te enseñamos a reconfigurar tu patrón intestinal en 8 pasos concretos que mejorarán tu alimentación, aumentarán tu energía y te ayudarán a alcanzar un peso saludable.

Mejora tu saud y consigue un peso saludable - CLIC EN LA IMAGEN PARA DESCARGAR

Difícil de conocer – un mundo de incógnitas

Por tratarse de un universo tan complejamente vasto y cambiante entre individuos, aún queda mucho por investigar y descubrir sobre el microbioma intestinal. 

En los últimos años, dos proyectos, el Human Microbiome Project (http://hmpdacc.org) y el Proyecto MetaHIT, Metagenomics of the Human Intestinal Tract (www.metahit.eu) intentan descifrar la estructura y funcionalidad de la microbiota humana y su relación con diferentes estados de enfermedad.

 

Ya en el debate científico celebrado en Barcelona en julio de 2015: “The Human Microbiome. Present status and future prospects”, tuve la oportunidad de escuchar a los más brillantes científicos de todo el mundo explicando los últimos descubrimientos y los caminos de investigación que se abren. Algunas de las prometedoras temáticas que se están investigando apuntan a descubrir la relación entre el microbioma humano y la salud y en concreto cómo está compuesta una microbiota intestinal que promueva un mejor estado  de salud o una recuperación más rápida de diferentes enfermedades. 

Me llamó especial atención una conferencia de la doctora Chaysavanh Manichanh, del Instituto de Investigación del Hospital Vall d’Hebron, en la que debatió sobre la relación intrínseca que se da en el eje intestino – cerebro y todas las vías de relación que conectan directamente ambos órganos afectándose mutuamente, para finalmente conectarlas con el autismo infantil. Entre ellas, la importancia de los metabolitos de la microbiota intestinal (ácidos grasos, GABA, precursores) que viajan por el torrente sanguíneo causando un efecto directo en los receptores del cerebro. También explicó como la microbiota actúa como un modulador del sistema inmune haciendo que el sistema nervioso central pueda recibir, por ejemplo, señales como la de inflamación a través de las citoquinas (un conjunto de proteínas que regulan la interacción de las células del sistema inmune). 

De hecho, hay estudios que añaden un participante al eje: microbiota – intestino -cerebro, y describen las diferentes vías por las cuales se relacionan y afectan mutuamente (6).

El sabio Hipócrates, uno de los eruditos más destacados de la historia de la medicina, ya lo decía hace más de 2000 años: “la enfermedad comienza en el colon”. Y no es sino hasta nuestros días que la ciencia y la medicina van comprobando que esta frase se cumple en no pocos casos. Lo veremos en profundidad en próximos posts .

 

Funciones que conocemos de la microbiota intestinal:

MICROBIOTA INTESTINAL FUNCIONES

  • A lo largo de la vida de un ser humano pasan a través de su tubo digestivo unas 60 toneladas de alimento que son digeridas, absorbidas en parte y posteriormente desechado el material que no es útil al cuerpo. De ese volumen de material, la microbiota intestinal también obtendrá su sustento y con su metabolización se generarán una serie de sustancias, a veces muy útiles al organismo y otras bastante perjudiciales (7) 
  • Interviene en la mejoría de la biodisponibilidad de algunos nutrientes y en la degradación de compuestos de la dieta no digeribles. 
  • La microbiota interviene en el proceso de digestión de algunos hidratos de carbono y proteínas (8)
  • Actúa como una primera barrera de protección física de las mucosas intestinales frente a todo tipo de agentes tóxicos biológicos, físicos o químicos.
  • Como producto de la fermentación de alimentos de origen vegetal, compuestos por almidones y fibras, colaboran en la síntesis de vitamina K, algunas del grupo B y ácidos grasos de cadena corta que servirán de alimento a las células intestinales (9)
  • Como mencionamos anteriormente, la microbiota intestinal actúa como un activo modulador del sistema inmunitario. La microbiota que se transfiere al recién nacido a través de la lactancia, proveniente de los intestinos de la madre, puede incluso protegerlo de graves infecciones como la del HIV (10).
  • Tiene una influencia directa en el estado de ánimo. En relación a las primeras especies de microbiota en la edad temprana, se ha descubierto que pueden tener una relación directa con los niveles de serotonina (el neurotransmisor de la felicidad) en la edad adulta (11).
  • Se sabe que ciertas especies de microorganismos de este ecosistema, tienen la capacidad de degradar el colesterol para evitar su reabsorción intestinal (12).Como podemos ir observando, la microbiota intestinal es esencial para la subsistencia del organismo humano. Esto justifica que se la considere un órgano vital más y se insista en saber cada vez más sobre ella para poder entender cómo puede llevarnos hacia la salud o enfermedad e intervenir mediante diferentes mecanismos.  

MICROBIOTA INTESTINAL

En próximos posts aprenderemos cuales son los elementos que pueden desequilibrar o dañar a nuestra microbiota, lo que puede ocurrir en estos casos y en qué niveles puede afectarnos, para luego ver lo que nos dice la ciencia que podemos hacer en un esfuerzo por reequilibrar la población de estos pequeños compañeros.

Diego De Castro

Diego De Castro

Dietista y Coach de Nutrición

Soy experto en alimentación saludable y me dedico a ayudar a personas motivadas a generar nuevos hábitos que les permitan mejorar su calidad de vida y su salud.

Mis 7 años de experiencia en consulta y mi formación en coaching nutricional me han ayudado a implementar técnicas cada vez más eficaces.

 No te pierdas mi NUEVO MANUAL de regalo:

«SI QUIERES ADELGAZAR, ENTRENA TU MICROBIOTA»

*reconfigura tu patrón bacteriano y mejora radicalmente tu nivel de bienestar

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies

Pin It on Pinterest